Beneficios del Gazpacho


Tengo que decir que cuando vivía en Argentina y escuchaba eso de sopa fría de tomate, decía puuaajj, que asco!!! Y sin haberla probado...error muy común! Pero ya viviendo en España, no me quedó otra que probarla y la verdad que me encanta esta receta y cada vez que la hago, no puedo dejar de tomar gazpacho en todo el día!!!! Es exquisito.

Como ya sabemos, el gazpacho es un plato tradicional de la cocina española, elaborado con vegetales y consumido, sobre todo, en los meses de verano, debido a la frescura que nos proporciona.

El ingrediente principal es el tomate, que debe estar bien maduro, para poder aprovechar todos los antioxidantes y conseguir de esta forma el color rojo intenso tan característico de este plato. Además, la receta típica lleva pimiento verde, pepino, ajo, agua, pan, aceite de oliva y sal. Se le puede añadir cebolla y vinagre, al gusto.

Las proporciones son:
  • 1 kilo de tomate maduro
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pepino
  • 2 dl de aceite de oliva
  • Vinagre de vino al gusto
  • 2 rebanada de pan blanco (si no dispones de pan blanco usa pan de molde)
  • Sal fina

En la presentación, el gazpacho se sirve en tazas o platos individuales, acompañados con una guarnición de los ingredientes utilizados, para que cada comensal se sirva a su gusto: daditos de pan tostado, de tomate, de pepino, de pimiento verde y de cebolla. No nos olvidemos que tiene que estar bien frío!!

Las propiedades nutricionales que tiene, se deben a los vegetales que se usan en la receta, sobre todo a los tomates y al pimiento verde. Podemos hablar de unos cuantos beneficios:
  1. El gazpacho es un plato muy bajo en calorías, ya que sus ingredientes principales tienen bastante agua en su composición. 100 ml de gazpacho contienen alrededor de unas 60 Kcal, con lo cual se puede incluír perfectamente en cualquier dieta hipocalórica. 
  2. Es muy rico en fibra, sobre todo si no le quitamos la piel a los vegetales ni los pasamos por el colador. Recordemos que la fibra tiene un efecto saciante y que nos ayuda a evitar el estreñimiento.
  3. Tiene un alto poder antioxidante, debido a las vitaminas que tienen el tomate y el pimiento. El tomate es rico en licopeno y corotenoides. Nos ayuda a combatir los radicales libres y previene el envejecimiento de nuestras células.
  4. El agua y las sales minerales que nos aporta, nos ayudan a mantener una hidratación adecuada. 
  5. El aceite de oliva es rico en vitamina E, un antioxidante que favorece el flujo sanguíneo, impidiendo la oxidación del colesterol LDL y enfermedades como arteriosclerosis.

 Espero que se animen a probarlo, seguro que les va a encantar! ;)
  

Zeaxantina y Luteína

La zeaxantina es un pigmento amarillo, de la familia de los carotenoides, que se encuentra sobre todo en plantas, vegetales, bacterias y algas.
La luteína es otro compuesto químico de color amarillo, perteneciente al grupo de los carotenoides. La luteína está presente en plantas, algas, bacterias y en la yema del huevo.
Estos pigmentos están presentes en la retina del ojo humano y su función está ligada a la protección frente a los rayos ultravioletas del sol. 
Enfermedades oculares como cataratas se deben muchas veces a la deficiencia de zeaxantina o luteína.

Podemos tomar zeaxantina de alimentos muy variados, como: espinacas, acelgas, guisantes, espárragos, calabacín, brócoli, maíz, calabaza y judías verdes.
Como cualquier otro antioxidante, la zeaxantina tiene funciones protectoras frente a los daños que generan los radicales libres, impidiendo o reduciendo las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer.

La luteína podemos encontrarla en pimiento rojo, coles, espinacas, maíz, yema de huevo y kiwis. Estudios han demostrado que la biodisponibilidad o absorción de este compuesto es tres veces mayor si lo tomamos a partir de la yema de huevo que de las espinacas, aunque la cantidad de luteína sea menor en la misma porción de alimento.

Estos dos componentes son importantes, ya que no son sintetizados por el organismo, así que deben ser tomados en la dieta. 

No existen datos específicos en cuanto a la cantidad que se debe ingerir, pero se dice que con una dieta equilibrada, tomando las 5 raciones de frutas y verduras diarias, conseguimos tener cubiertos los niveles de zeaxantina y luteína.

Licopeno




El licopeno es un pigmento vegetal, presente en frutas y verduras, que determina el color rojizo de éstas. Pertenece a la familia de los carotenoides, y es muy importante en la alimentación ya que no es sintetizado por nuestro organismo así que debemos tomarlo de los alimentos que ingerimos.



  
El licopeno se encuentra en frutas muy diversas como pomelos rosados, sandía, guayabas y melocotones, pero no podemos olvidar que el rey del licopeno es el tomate y sus derivados, como las salsas.

Está claro que los tomates más rojos serán los que contengan más cantidad de licopeno, y no es lo mismo un tomate madurado a pleno sol que un tomate de invernadero.


Estudios científicos demuestran que, a diferencia de otros micronutrientes como la vitamina C, el licopeno no se destruye por calor, al contrario, aumenta su capacidad de absorción si lo tomamos caliente, como por ejemplo en salsa de tomate. Además, si incluimos aceite en la preparación, la absorción será mayor.


En muchos platos de la cocina española se encuentra licopeno en cantidad:

  • Gazpacho
  • Pisto
  • Salsa de tomate
  • Salmorejo
  • Zumo de tomate

Y si hablamos de beneficios para el organismo hay que destacar que es un potente antioxidante, que impide los daños ocasionados por los radicales libres, como el envejecimiento y la oxidación celular.

También se relaciona con la reducción del colesterol LDL y con la prevención del cáncer de próstata, pero no está comprobado al cien por cien.

En conclusión, siempre que compres tomates, elige los más rojos y si vas a preparar pasta, que sea con salsa de tomate casera. Otra opción sería que plantes tus propios tomates... está muy de moda el huerto urbano! Yo ya estoy esperando que maduren los míos =)