Aquí hay tomate!

El tomate, hoy en día, forma parte de una gran variedad de platos y es básico para la Dieta Mediterránea, a pesar de que se cree que su origen proviene de América del Sur. 
En un principio, se lo consideraba venenoso y estaba totalmente rechazado en la cocina, pero actualmente es uno de los alimentos más consumidos en España, y el principal ingrediente de muchas recetas.

Alimento simple de preparar, rico y colorido. ¡No puede faltar en la nevera!
Por ello, es importante saber elegirlos en el momento de la compra, así garantizaremos su frescura y calidad. La piel debe ser lisa, rechazando los demasiado blandos, con golpes o manchas. En casa, debemos lavarlos bien, con abundante agua, para eliminar posibles restos de tierra y microorganismos.

Si los queremos consumir en crudo, y así conservar todos sus nutrientes, podemos optar por recetas como: ensaladas, tomates rellenos, gazpacho y zumos.
Como ejemplo de recetas calientes, tenemos: tomates rebozados, a la plancha, formando parte del relleno de empanadas… Existe gran variedad de platos, y también podemos innovar…


¡Existen tantas variedades que podemos encontrarlo durante todo el año!

Tomates redondos: Son tomates grandes, empleados más que nada en ensaladas.
Tomates en rama: Son más pequeños que los anteriores, pero con sabor más concentrado.
Tomates Cherry: Son tomates muy pequeñitos, que se comen enteros. Suelen usarse decorando platos o en ensaladas. Existen rojos y amarillos.
Tomates Pera: Tienen forma alargada y se utilizan para hacer conservas.

Beneficios para el organismo:

Es un alimento muy poco energético, por lo que puede ser consumido por cualquier persona y es apto en dietas de adelgazamiento. Un tomate mediano nos aporta sólo unas 25 calorías.
El componente principal es el agua, un 94% ¡será por eso que no puede faltar en las ensaladas veraniegas!
Otro aporte importante, es la fibra, que nos ayuda a regular la función intestinal.
Además contiene vitaminas (B1, niacina, vitamina C y provitamina A) y minerales (potasio y fósforo).
Y no nos podemos olvidar del Licopeno, principal antioxidante  del tomate, junto con la vitamina C.
El Licopeno es un pigmento vegetal que le da el color rojo tan intenso a los tomates. Es un antioxidante natural que nos beneficia enormemente, ya que previene enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres y el envejecimiento celular.

Todos son beneficios… ¡Y su sabor es riquísimo!

2 comentarios: