Piramide alimenticia

Un ícono típico de la educación, en cuanto a Nutrición, es la famosa Pirámide Alimentaria
 Es la forma más simple de establecer las conductas a seguir para adoptar unos hábitos de vida saludables. Se basa, sencillamente, en dibujos esquemáticos de los alimentos y palabras clave que nos determinan la cantidad que debemos tomar.
A medida que pasan los años, y tras investigaciones científicas, la pirámide va cambiando en cuanto a los alimentos y a la frecuencia.
La primera que se creó fue en el año 1992 por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. 


En ella se diferenciaban 6 grupos de alimentos:
·         Cereales y derivados (en la base de la pirámide), 6 a 11 raciones diarias.
·         Verduras y hortalizas, de 3 a 5 raciones diarias.
·         Frutas frescas, 2 a 3 raciones diarias.
·         Leche y sus derivados, 2 a 3 raciones diarias.
·         Carnes, pescados, huevos, legumbres y frutos secos, 2 a 3 raciones diarias.
·         Azúcares y grasas (en la cúspide de la pirámide), con moderación.
 
Esta pirámide era muy poco informativa, y no distinguía realmente entre grasas beneficiosas o desfavorables, ni tampoco entre carnes más o menos magras.

Es por ello que, en el año 2004, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria quiso realizar algunas modificaciones tomando como referencia aquella antigua pirámide. 
Esta pirámide estaba dividida en dos grandes grupos: los de consumo diario y los de consumo ocasional.
En el grupo de los alimentos de consumo diario figuraban: cereales, verduras, frutas, aceite de oliva, lácteos, pescados, aves, huevos, legumbres y frutos secos.  Además, en esta categoría se incluyeron el vino y la cerveza (con carácter opcional, moderado y para adultos).
En el otro grupo, se encontraban los alimentos menos beneficiosos para la salud, como los dulces, la mantequilla y los embutidos.
Por otro lado, en la base de la pirámide se recomendaba el ejercicio físico diario y la ingesta de agua, de 1 a 2 litros por día.
Esta pirámide, se parecía más a la dieta mediterránea, pero seguían faltando datos.

Un año más tarde, El Ministerio de Sanidad español y la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) publicaron una nueva pirámide, lógicamente más detallada e informativa.
La diferencia principal de esta pirámide con las anteriores, se puede observar a simple vista. No detalla solamente los alimentos, sino también el tipo de ejercicio físico.
Los grandes grupos ahora son tres. Se encuentran:
A diario: Se recomienda el consumo de frutas, verduras, cereales, lácteos y aceite de oliva. En cuanto al ejercicio físico, destacan montar en bici, caminar, subir escaleras…
Cada semana: Los alimentos que se deben consumir son las carnes, pescados, aves, huevos, legumbres y frutos secos.  Los deportes que se recomiendan practicar varias veces a la semana son los más intensos: natación, fútbol, pádel, aerobic.
Y ocasionalmente, es decir, una vez cada tanto, se puede consumir dulces, gaseosas, pasteles… Así mismo, el deporte que se debe realizar de forma ocasional (o mejor dicho, el NO deporte) es el sedentarismo.
Esta es la pirámide que actualmente se utiliza en España como modelo teórico de alimentación saludable, sólo hace falta ponerla en práctica!

2 comentarios: