Hábitos alimentarios saludables



Es fácil saber que los hábitos alimentarios saludables, son aquellos comportamientos que nos ayudan a cuidarnos y a desarrollarnos de una forma sana. No beber alcohol, comer pocas grasas, aumentar la ingesta de fibra, beber suficiente agua… Son tantos, que a veces no los recordamos con frecuencia, y nos es un poco difícil introducirlos en nuestra vida cotidiana. Quizás sea porque vamos con prisas, porque no nos da tiempo para cocinar algo sano, o simplemente porque no sabemos cómo hacerlo.


Lo que está claro es que si queremos modificar nuestras conductas diarias en cuanto a la alimentación, primero debemos planificar este nuevo proyecto. Ya sea porque estamos un poquito gorditos, para sentirnos mejor o porque queremos cuidarnos…Siempre es bueno modificar hábitos para mejorar nuestro estado de salud.

La clave del éxito está muchas veces en la planificación, así que es importante elaborar una lista con todos los alimentos que formarán parte de nuestro menú semanal, y evitar ir al supermercado con hambre porque compraremos alimentos innecesarios, como son los productos de bollería y pastelería que nos aportan muchísimas calorías en forma de azúcares simples y grasas.

Muy bien, ya tenemos los alimentos que comeremos en los próximos días: frutas y verduras, carnes con poca grasa, lácteos semidesnatados, legumbres, frutos secos tostados…Ahora podemos planificar las comidas, cocinaremos con aceite de oliva o de semillas, en vez de con mantequilla y le buscaremos una alternativa a la sal. Para ello, podemos utilizar hierbas aromáticas o especias. 


Es muy importante respetar los horarios de las comidas. Debemos realizar 5 comidas al día, sin saltarnos ninguna de ellas, ya que si evitamos alguna llegaremos a la siguiente con más hambre y comeremos productos menos sanos: snacks, dulces…

El agua debe estar presente en todas las comidas. El consumo de alcohol estará limitado, ya que nos aportan calorías vacías. Podemos tomar una copita de vino al día, debido a sus beneficios.

El momento de la comida se tiene que disfrutar… Un ambiente relajado y sin estrés es lo ideal. Comeremos sentados en la mesa y sin realizar otra actividad al mismo tiempo. Está demostrado que la gente que come mientras ve la tele, come más y peor.
Si además, comemos estando en compañía de amigos y familiares, el momento será más agradable.

Otra cosa que no debemos olvidar es el etiquetado alimentario. Leer las etiquetas de los alimentos que compramos nos ayudará a entender qué estamos comiendo. Podemos ver el aporte calórico, el tipo de grasa que tienen, la cantidad de sal…
La planificación es lo importante, luego todo será más fácil… 
¡Si compramos bien, comeremos bien también!

No hay comentarios:

Publicar un comentario